logotipo /imagens/bandeiras/pt.gif
  
Slideshow Image 1 Slideshow Image 2 Slideshow Image 3 Slideshow Image 4 Slideshow Image 5 Slideshow Image 6 Slideshow Image 7 Slideshow Image 8
Beata Alexandrina
Historia de una vida
Misión
Mensaje
Espiritualidad
Fenómenos Místicos
Oraciones
Servicios
Estadística - Peregrino

La Palabra de Dios y las revelaciones particulares

Muchos han sido los problemas de la Iglesia debido a la confusión de muchos cristianos al no saber distinguir la Palabra de Dios y las revelaciones particulares. Muchos los que le dan mucha importancia a las revelaciones particulares, como si éstas fueran la única revelación de la fe, y que acaban por desconocer la Palabra de Dios, que es en realidad la única de Fe, e promotora de la Fe.

 

Transcribimos a continuación el número 14 de la Exhortación post sinodal Verbum Domini, en la cual el Papa Benedicto XVI nos explica, con su autoridad de Pastor e de gran teólogo:

“De este modo, la Iglesia expresa su conciencia de que Jesucristo es la Palabra definitiva de Dios; él es ‘el primero y el último’ (Ap 1,17). Él ha dado su sentido definitivo a la creación y a la historia; por eso, estamos llamados a vivir el tiempo, a habitar la creación de Dios dentro de este ritmo escatológico de la Palabra; ‘la economía cristiana, por ser la alianza nueva y definitiva, nunca pasará; ni hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de Jesucristo nuestro Señor (cf. 1 Tm 6,14; Tt 2,13)’. En efecto, como han recordado los Padres durante el Sínodo, la ‘especificidad del cristianismo se manifiesta en el acontecimiento Jesucristo, culmen de la Revelación, cumplimiento de las promesas de Dios y mediador del encuentro entre el hombre y Dios. Él, que nos ha revelado a Dios (cf. Jn 1,18), es la Palabra única y definitiva entregada a la humanidad’. San Juan de la Cruz ha expresado admirablemente esta verdad: Porque en darnos, como nos dio a su Hijo, que es una Palabra suya, que no tiene otra, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra... Porque lo que hablaba antes en partes a los profetas ya lo ha hablado a Él todo, dándonos el todo, que es su Hijo. Por lo cual, el que ahora quisiese preguntar a Dios, o querer alguna visión o revelación, no sólo haría una necedad, sino haría agravio a Dios, no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer otra cosa o novedad”.

“Por consiguiente, el Sínodo ha recomendado ‘ayudar a los fieles a distinguir bien la Palabra de Dios de las revelaciones privadas’, cuya función ‘no es la de... completar la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia’. El valor de las revelaciones privadas es esencialmente diferente al de la única revelación pública: ésta exige nuestra fe; en ella, en efecto, a través de palabras humanas y de la mediación de la comunidad viva de la Iglesia, Dios mismo nos habla. El criterio de verdad de una revelación privada es su orientación con respecto a Cristo. Cuando nos aleja de Él, entonces no procede ciertamente del Espíritu Santo, que nos guía hacia el Evangelio y no hacia fuera. La revelación privada es una ayuda para esta fe, y se manifiesta como creíble precisamente cuando remite a la única revelación pública. Por eso, la aprobación eclesiástica de una revelación privada indica esencialmente que su mensaje no contiene nada contrario a la fe y a las buenas costumbres; es lícito hacerlo público, y los fieles pueden dar su asentimiento de forma prudente. Una revelación privada puede introducir nuevos acentos, dar lugar a nuevas formas de piedad o profundizar las antiguas. Puede tener un cierto carácter profético (cf. 1 Ts 5,19-21) y prestar una ayuda válida para comprender y vivir mejor el Evangelio en el presente; de ahí que no se pueda descartar. Es una ayuda que se ofrece pero que no es obligatorio usarla. En cualquier caso, ha de ser un alimento de la fe, esperanza y caridad, que son para todos la vía permanente de la salvación”.

Verbum Domini n. 14

Agenda
2016-2017
Año Mariano
3 Junio 2016
Sagrado Corazón de Jesús
13 septiembre 2015
GRAN RETIRO PRIMERA NACIONAL LIGA EUCARÍSTICA
9 Mayo 2015
Peregrinación de los niños a Balasar
02 febrero 2015
Presentación del Señor - Día de los Consagrados
21 Diciembre 2014
Bendición de las embarazadas
23 de noviembre de 2014
Un día con la Beata Alexandrina
13 a 15 de Mayo 2014
Celebración del día de la Parroquia y de la Familia
4 Junio 2016
Sagrado Corazón de María y el Día de la Juventud Arquidiocesana
18 de junio 2017
Peregrinación de la Frágil
11 febrero 2017
Día Mundial de los Enfermos
21 Junio 2017
Aparición de la Santa Cruz
6 a 12 Junio 2016
Triduo Sagrado Corazón de Jesús
25 Abril 2017
13º aniversario de la Beatificación de Alexandrina
25 abril 2014
10º aniversario de la beatificación de Alexandrina
13 de octubre de 2017
Fiesta Liturgica de la Beata Alexandrina de Balasar | 62º aniversario de la muerte
31 octubro 2017
75º aniversario la Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María
Localización

Ver más grande
ContactosDirecciónHorarios

Tel. Eglesia: (00351) 252 951 601

Tel. Fundación: (00351) 252 951 264

Tlm Fundacion: (000351) 963 649 183

E-mail: fundacao@alexandrinadebalasar.com

Fundação Alexandrina de Balasar

Rua Alexandrina Maria da Costa, 21

4570-017 Balasar PVZ

Portugal

GPS     41º 24' 17'' N    8º 37' 31'' W

Recepción de La Eglesia:

Lunes a sábado

09h00-12h30 e 14h00-18h00

Domingo

09h00 às 12h45 e 14h30 às 18h00 

                                      

Casa da la Beata Alexandrina:

Horario de Invierno

09h00-12h00 e 14h00-18h00

Horario de Verano

Semana - 09h00 às 12h00 e 14h00 às 16h00

Domingo e Días Santos - 08h00 às 19h00