logotipo /imagens/bandeiras/pt.gif   /imagens/bandeiras/gb.gif   /imagens/bandeiras/it.gif   /imagens/bandeiras/es.gif   /imagens/bandeiras/fr.gif
  
Slideshow Image 1 Slideshow Image 2 Slideshow Image 3 Slideshow Image 4 Slideshow Image 5 Slideshow Image 6 Slideshow Image 7 Slideshow Image 8
Apresentación
Palavras do Párroco
La Palabra de Dios y las revelaciones particulares
Apariciones y Revelaciones - Santa Sede
Los Santos y la interpretación de las Escrituras
Balasar
Beata Alexandrina
Historia de una vida
Misión
Mensaje
Servicios
Locales a visitar
Estadística - Peregrino

Los Santos y la interpretación de las Escrituras

Es muy interesante leer el número 48 de la exhortación Post Sinodal Verbum Domini, en la cual el Papa nos presenta a los santos como modelos en la vida de la Palabra de Dios, así como la necesidad de conocer sus vidas como verdaderos intérpretes de la Sagrada Escritura.

“La interpretación de la Sagrada Escritura quedaría incompleta si no se estuviera también a la escucha de quienes han vivido realmente la Palabra de Dios, es decir, los santos. En efecto, ‘viva lectio est vita bonorum’. Así, la interpretación más profunda de la Escritura proviene precisamente de los que se han dejado plasmar por la Palabra de Dios a través de la escucha, la lectura y la meditación asidua.

 

Ciertamente, no es una casualidad que las grandes espiritualidades que han marcado la historia de la Iglesia hayan surgido de una explícita referencia a la Escritura. Pienso, por ejemplo, en san Antonio, Abad, movido por la escucha de aquellas palabras de Cristo:

‘Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo– y luego vente conmigo’ (Mt 19,21). No es menos sugestivo san Basilio Magno, que se pregunta en su obra Moralia: ‘¿Qué es propiamente la fe? Plena e indudable certeza de la verdad de las palabras inspiradas por Dios... ¿Qué es lo propio del fiel? Conformarse con esa plena certeza al significado de las palabras de la Escritura, sin osar quitar o añadir lo más mínimo’. San Benito se remite en su Regla a la Escritura, como ‘norma rectísima para la vida del hombre’.  San Francisco de Asís –escribe Tomás de Celano–, ‘al oír que los discípulos de Cristo no han de poseer ni oro, ni plata, ni dinero; ni llevar alforja, ni pan, ni bastón en el camino; ni tener calzado ni dos túnicas, exclamó inmediatamente, lleno de Espíritu Santo: ¡Esto quiero, esto pido, esto ansío hacer de todo corazón!’. Santa Clara de Asís reproduce plenamente la experiencia de san Francisco: ‘La forma de vida de la Orden de las Hermanas pobres... es ésta: observar el santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo’.

Además, santo Domingo de Guzmán ‘se manifestaba por doquier como un hombre evangélico, tanto en las palabras como en las obras’, y así quiso que fueran también sus frailes predicadores, ‘hombres evangélicos’. Santa Teresa de Jesús, carmelita, que recurre continuamente en sus escritos a imágenes bíblicas para explicar su experiencia mística, recuerda que Jesús mismo le revela que ‘todo el daño que viene al mundo es de no conocer las verdades de la Escritura’. Santa Teresa del Niño Jesús encuentra el Amor como su vocación personal al escudriñar las Escrituras, en particular en los capítulos 12 y 13 de la Primera carta a los Corintios; esta misma santa describe el atractivo de las Escrituras:

‘En cuanto pongo la mirada en el Evangelio, respiro de inmediato los perfumes de la vida de Jesús y sé de qué parte correr’. Cada santo es como un rayo de luz que sale de la Palabra de Dios. Así, pensemos también en san Ignacio de Loyola y su búsqueda de la verdad y en el discernimiento espiritual; en san Juan Bosco y su pasión por la educación de los jóvenes; en san Juan María Vianney y su conciencia de la grandeza del sacerdocio como don y tarea; en san Pío de Pietrelcina y su ser instrumento de la misericordia divina; en san Josemaría Escrivá y su predicación sobre la llamada universal a la santidad; en la beata Teresa de Calcuta, misionera de la caridad de Dios para con los últimos; y también en los mártires del nazismo y el comunismo, representados, por una parte por santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), monja carmelita, y, por otra, por el beato Luís Stepinac, cardenal arzobispo de Zagreb.”

Verbum Domini n. 48

Agenda
2016-2017
Año Mariano
30 de marzo 2017
113.º aniversario de la beata Alexandrina
25 Abril 2017
13º aniversario de la Beatificación de Alexandrina
Localización

Ver más grande
ContactosDirecciónHorarios

Tel. Eglesia: (00351) 252 951 601

Tel. Fundación: (00351) 252 951 264

E-mail: fundacao@alexandrinadebalasar.com

Rua Alexandrina Maria da Costa, 21

4570-017 Balasar PVZ

Portugal

GPS     41º 24' 17'' N    8º 37' 31'' W

 

Recepción de la Eglesia:

 09h00-12h30 e 14h00-19h00

 

Casa de la Beata Alexandrina:

09h00-12h00 e 14h30-19h00